para tus jaulas

Te dije, Y ahora qué hago con todo esto. Dijiste, Cuéntaselo a quien quieras. Yo reía helada, Quién querría escuchar una historia que es solamente desenlace. Dijiste, Escribe un poema. Seguí riendo, De veras pensabas que un poema sería suficiente. Dijiste, Haz lo que quieras. Desde entonces solo muecas, arritmia, figuras con las manos, danzas bajo tierra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s