Seward

Una tormenta de pájaros en despegue. El impulso de entregar tu verdad a alguien que todavía no conoces. La arquitectura de las ruinas. La noche que te falta. Lo suave del cuchillo cuando se confunde con lo afilado de las pieles. El lienzo blanco fecundado lento por todas las tintas –y tú — diluyéndote — gota tras gota–. Creer que vas a sangrar y entonces reírte. Por nada. Regalar tu gesto favorito a quien tengas al lado. Caminar un desierto sin comer y encontrar en su boca la manzana.
Volver a creer en ti por un delicioso momento.
Hallar aquello que al fin.
Y deshacerte de todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s